Ajustes

Hábitats protegidos

En Harz también se deja que los hábitats protegidos sigan su propio ritmo natural

Un parque nacional forestal

El parque nacional de Harz es uno de los mayores parques nacionales forestales de Alemania. Su gran porcentaje de bosques ofrece autenticidad. En ellos viven grandes animales salvajes como ciervos rojos, jabalíes, corzos y linces. Acompáñenos a dar un paseo por los bosques del parque nacional.
El recorrido comienza en el hayedo, repleto de algunos robles, chopos, arces y fresnos. Los nutrientes y la humedad del suelo condicionan a las hierbas que crecen aquí. En algunos lugares aparecen mantos de algunas variedades precoces durante la primavera. En otras partes dominan gramíneas como la Luzula luzuloides y Calamagrostis arundinacea. El picamaderos negro y la cigüeña negra hallan un hábitat adecuado en los hayedos del parque nacional. Los gatos monteses también se sienten como en casa aquí.
Al ascender a aprox. 700 metros de altura cambia la capa herbácea. En el bosque mixto de hayas y píceas, las hayas, cuya fuerza de competitividad se reduce a esta altura, lucha contra las píceas y el arce de monte. Este es el reino del inusual mochuelo boreal, que busca a su ancestro, el pájaro carpintero.
Un paisaje salvaje forestal sustituye las franjas de bosque mixto. A 800 ó 1.000 metros de altura domina la pícea. Sólo serbales, abedules y algunos pastos pueden establecerse cerca. Las gramíneas cubren el suelo, mientras que el musgo y los líquenes lo hacen en las cortezas y las peñas. A modo de mosaico, las fases del descenso, del rejuvenecimiento y del potente crecimiento se encuentran yuxtapuestas. Por último, el bosque se aclara y tan sólo algunas estructuras raras de árboles se apoyan sobre el viento cada vez más fuerte.

Un saludo del norte; el pico Brocken

Exclusivo para un sistema montañoso de mediana altura alemán: el pico Brocken carece de bosque de forma natural. Las tempestades y el duro clima que domina sobre la solitaria meseta de este sistema montañoso de más de 1.100 metros de altura no permite que ningún árbol se mantenga en pie.
En la parte superior del límite del bosque se extiende un pinar montañoso rico en hierbas y arbustos postrados. Entre los bloques de granito crecen plantas típicas del Polo Norte. Tras el fin de la última era glacial, algunas especies encontraron aquí su último refugio en Europa Central. Sólo las anémonas de Brocken tienen su origen en el sureste. Hace tiempo que los botánicos se interesan por esta exclusiva vegetación. En el jardín Brockengarten, establecido en 1890, crecen en la actualidad más de 1.500 plantas de alta montaña de todo el mundo.

Valioso: los pantanos de Harz

Los pantanos de Harz han preservado su originalidad. Son de gran importancia a nivel europeo para la protección de la naturaleza y la ciencia. Deben su origen al clima: tras la era glacial, las condiciones húmedas y frías y el accidente geográfico crearon estancamientos de agua en los que las plantas sólo se descomponían parcialmente. Un inmenso pantano de hasta más de siete metros se desarrolló principalmente a partir de turberas muertas.
El pantano alto se abombó hacia fuera como si de la esfera de un reloj se tratara. La hierba algodonera crece aquí en masa.  Las turberas son inmunes al agua subterránea. La humedad y los nutrientes proceden únicamente del agua de lluvia. Son extremadamente bajos en nutrientes. Aquí sólo pueden sobrevivir plantas adaptadas, como p. ej. la drosera rotundifolia, que atrapa insectos.

Corrientes acuáticas; fluyen indomables

Los cristalinos arroyos de montaña se encuentran por todas partes en el parque nacional de Harz. Su agua es fría y rica en oxígeno. Los riachuelos cantarines moldean continuamente la montaña; con una fuerza monumental que se percibe claramente con las crecidas.
En las zonas próximas a las fuentes en el curso superior son características sobre todo las piedras y los bloques. Las larvas de insectos altamente adaptadas viven en la corriente de agua. Especies de aves fascinantes, como el mirlo acuático y la lavandera cascadeña, son habitantes de este biotopo.

Naturaleza salvaje rocosa

En muchos puntos del bosque aparecen paisajes rocosos salvajes. Acantilados abruptos, empinadas formaciones rocosas aisladas, bloques de piedra amontonados; la variedad y el carácter salvaje de estos corredores rocosos caracterizan el parque nacional de Harz. Evidentemente, aquí aflora el berrocal de granito: a consecuencia de las fisuras en las rocas, el agua pasa entre los bloques y hace que rueden ladera abajo.
En un entorno carente de agua, en el que hay que enfrentarse a oscilaciones extremas en la temperatura, sólo pueden sobrevivir especialistas, como p. ej. algunos musgos y líquenes. Los arbustos enanos se aferran con fuerza a las grietas, en las que se acumula algo de substrato. Los murciélagos ocupan de vez en cuando las grietas como cuartel de día. Las numerosas grietas también son un hábitat irreemplazable para muchos animales invertebrados, p. ej. las arañas.


Y